LAO TSE

Lao Tse




Maestro Liu Ming

Liu Ming nació en la ciudad de Nanjing, provincia de Jiangsu, China, en el año 1968. Proviene de una familia de destacados artistas y médicos. La rama materna de su familia cuenta con una riquísima y reconocida tradición dentro de la Ópera China y las artes marciales. Por la rama paterna, su bisabuelo, su abuela y su padre se dedicaron a la Medicina Tradicional China, formación que fue de la mano también con las artes marciales, esenciales para el conocimiento del cuerpo y de la fuerza.

Ya desde niño, Liu Ming aprendió junto con su padre del gran maestro de Medicina y Kung Fu Tia Bao-Yu, quien fue parte de la elite de guardia personal que custodió al primer presidente de China, Sun Zhong Shan. Con él se introdujo a la práctica del Masaje Tuina y se inició en la práctica del Kung Fu.


Cuando estaba en el colegio secundario, entre los años 1981 y 1983, continuó su práctica de Kung Fu con Sun Yutang, un ex-general del ejército de  Chiang Kai-shek reconocido por su increíble fuerza. Con él aprendió una forma de Chi Kung conocida como “Camisa de hierro”, realizó ejercicios de fuerza de palma, de “Empuje de los mil kilos” y combate libre.

Aproximadamente en el año 1985 inicia su formación con el gran maestro Di Zao-Long, cuarta generación de maestros de Bagua Zhang. Para esa misma época estudia también Xing-Yi con el famoso maestro Zhang Tinsheng.

En el año 1986 comienza a estudiar con Zhu Cansheng, quien es parte de una milenaria tradición de estudio del I Ching y se ha destacado en el ámbito universitario y científico. Con él se inicia en el estudio del I Ching, del Zen y del Chi Kung para el cuidado de la salud. Zhu Cansheng fue de los primeros en relacionar la práctica del Chi Kung con la filosofía y el saber científico, llevando esta disciplina a un nivel más alto y dándole una popularidad nunca antes vista. Con él estudia estos temas y comienza a meditar y practicar Chi Kung muy intensamente.

En 1987 Liu Ming ingresa a la Facultad de Medicina y a la de Artes en la ciudad de Nanjing, donde estudia durante cuatro años. A lo largo de esos años de estudio, continúa ejercitando y desarrollando lo aprendido con Zhu Cansheng, meditando hasta seis horas todos los días. El mismo año que ingresa a la Facultad también aprueba un examen frente a las autoridades médicas de Nanjing que lo habilita para trabajar como médico de Chi Kung. Con apenas dieciocho años es el practicante más joven en conseguir el permiso ese año.

En el año 1990 participa en experimentos científicos en la Universidad de Nanjing relacionados con la medición de los efectos del Chi Kung y de la meditación. En esa ocasión las máximas autoridades científicas de China se valieron de la última y más avanzada tecnología para medir las capacidades mentales y energéticas de los principales practicantes y especialistas en Chi Kung. De una selección de ciento siete de los más destacados maestros, doctores y especialistas en Chi Kung, Liu Ming, a pesar de sus escasos veintidós años, quedó en primer lugar. Las autoridades científicas a nivel nacional, después de evaluar los resultados de las mediciones, lo convocaron a Pekín para continuar con las investigaciones. Allí comienza a trabajar para la Academia China de Ciencias y atiende a importantes pacientes como médico de Chi Kung.
La Medicina Tradicional China está íntimamente vinculada con el Taoísmo y con las artes marciales desde su origen. El médico debe conocer profundamente el cuerpo, el espíritu y la naturaleza: debe comprender con su corazón el cielo y la tierra. El Taoísmo se ha ocupado tradicionalmente de alimentar el espíritu y darle tranquilidad al corazón, mientras que las artes marciales fortalecen al espíritu y ponen en movimiento al corazón, desarrollando la fuerza física junto con la espiritual. Ser médico, en este sentido, presupone estos saberes que se remontan a un mismo origen.

Habiendo desarrollado durante años un riguroso trabajo con la mente y el espíritu a través del Chi Kung y la meditación, Liu Ming se propuso retomar el trabajo con el cuerpo, como lo había hecho durante su infancia y adolescencia a través del Kung Fu, pero ahora con una perspectiva mucho más profunda: necesitaba una disciplina que integrara mente, espíritu y cuerpo como una unidad. Fue por eso que se acercó al Tai Chi, que es “el Tao llevado al propio cuerpo”. De esta forma podría desarrollar el cuerpo junto con la mente y el espíritu, integrando todos los niveles del ser en una sola disciplina que lo acercara al orden de la naturaleza.

Así es que en el año 1994 comienza a practicar Tai Chi Chuan. En 1995 se traslada a la villa de Chan Jia Gou, cuna del estilo Chen de Tai Chi, donde estudia con los grandes maestros Chen Qing Zhou y Chen Zheng Lei. Ese mismo año participa del torneo local de la ciudad de Nanjing y obtiene el primer puesto, que repite en el torneo provincial de Jiangsu.

En Nanjing comienza a trabajar como profesor de Wu Shu y a fin de año se consagra como Campeón Nacional de Artes Marciales en la sección Tai Chi y Tai Chi Jien (forma con espada).
En 1996 alcanza el segundo lugar en la Competencia Internacional de Chen Jia Gou, que es considerada la máxima competencia a nivel mundial. Gracias al puntaje obtenido en la competencia y luego de haber rendido un examen teórico es habilitado como Maestro de Tai Chi Chuan. En 1997 es asociado al Centro Cultural de Chen Jia Gou, donde empieza a ejercer como maestro.

En 1998 obtiene la medalla dorada de Tai Chi en el Torneo Internacional Profesional de Wushu, competencia que también es reconocida a nivel mundial. El mismo año obtiene en Jiangsu el Primer Premio en Artes Plásticas.

En 1999 continúa su especialización en Medicina Tradicional China y empieza a indagar en los orígenes taoístas de la misma. Ya en su primer paso por la universidad, su tutor Zhao Jingsheng, quien llegó a ser Director de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nanjing, había despertado en él este interés por el Taoísmo.

Ese mismo año Liu Ming parte hacia el templo taoísta Yu Huang Guan de Mian Yang, donde se queda trabajando como médico durante tres años. Allí profundiza sus estudios sobre Taoísmo junto a grandes maestros como Huang Longzhen Ren, Cui Gao Qing y Song Si Zhong. En esa época también asiste a un importante seminario sobre meditación tibetana a cargo del gran maestro Xia Ri-Dong.

En el año 2000 recibe un importante reconocimiento al ser integrado al libro Series of Chinese Contemporany Enterprising Elites, que registra los sucesos y las personas notables de la civilización china.

En septiembre de 2002 ingresa a la República Argentina. Reside por un tiempo en el interior del país y luego se radica en Capital Federal, donde abre un consultorio de Medicina Tradicional China Taoísta y comienza a gestar la Escuela Tai Chi-Wu Chi.

Desde entonces ha dictado cursos sobre Tai Chi, Bagua Zhang, Xin Yi, I Chuan, Chi Kung, formas con armas (espada, sable, palo, lanza, etc.), Medicina Tradicional China y Taoísmo, entre otras cosas. También ha viajado al interior del país para dar seminarios intensivos y ha participado junto a sus alumnos de importantes exhibiciones, como la del Canal Infinito en el Centro Municipal de Exposiciones en el año 2006 y la de “El Golpe del Dragón”, en el Luna Park en el año 2007. En 2008 fue convocado por el Consulado Chino en Argentina para organizar la exhibición de apertura de los Juegos Olímpicos en simultáneo con Beijing.

Liu Ming tiene ya casi veinte años de experiencia enseñando distintas formas de Kung Fu, Chi Kung y Tai Chi. Muchísimos alumnos han pasado por sus cursos, tanto en China como en Argentina, mejorando su ánimo, su salud y el nivel de práctica de artes marciales

 

Fuente: Sitio Oficial de Escuela de Tai chi Wu Chi